DE MI CAPA UN SAYO

"De mi capa es un sayo" es un estudio plástico sobre la importancia de tener una gran y fuerte vida natural en las ciudades. Naturaleza protectora que mejora la calidad del aire, crea oxigeno, disminuye el ruido, regula el clima, purifica el agua...

El hombre de campo obligado a emigrar durante la industrialización a las ciudades sueña con los arboles de su pueblo y acaba obligando a los poderes y autoridades a crear y a abrir al público parques, jardines privados y paseos.

Literalmente construyo de la capa de hojas y semillas de árboles y arbustos un sayo-vestido. Utilizo el vestido como prenda protectora de nuestro cuerpo para que haga las veces de tronco, sobre el que coloco las hojas que visten la ciudad.

Creo un manto con las hojas que he ido recolectando y desecando. Las organizo y protejo en bolsitas de plástico evocando a los herbarios botánicos y a la manera de construir las áreas verdes metropolitanas, siempre planeadas y estructuradas donde se observa la mano del hombre y el artificio en contraposición con la vida natural en montañas y bosques.